Maquinas de coser » Antiguas

Máquinas de coser antiguas

Poco se habla hoy en día de las máquinas de coser antiguas, pero para que los dispositivos de costura actuales se convirtieran en lo que conocemos, tuvieron que pasar por muchas pruebas y modelos.

Lo que sí es cierto, es que las máquinas de coser fueron creadas con el propósito de facilitar, agilizar y automatizar el proceso de costura y confección en las industrias.

Objetivo que se ha mantenido en el tiempo, pero que ha sido llevado y adaptado hasta llevar a estas herramientas dentro e infinidad de hogares.

¿Te sorprende? Pues esta evolución no ha sido tan rápida como podrías esperar. Por eso, te invitamos a seguir leyendo y conocer todo sobre las máquinas de coser antiguas.

Vistazos iniciales de este invento

El antecesor de estas máquinas antiguas, fue presentando por el alemán Charles Frederick Wiesenthal en 1755. Era un artilugio mecánico que constaba con una aguja con dos puntas y en el extremo un ojal, que facilitaba el proceso de costura.

Para algunas personas, este instrumento puede considerarse como la primera de las máquinas de coser antiguas. Mientras que, otros piensan que este título debe otorgarse 35 años más tarde.

Cuando, en 1790, un ebanista inglés Thomas Saint, ideo y dio vida a una máquina que cosía con un punto de cadeneta. Siendo perfecto para ocuparse de la tela de las velas de barco y piezas de cuero.

Primeros pasos de las máquinas de coser antiguas

Estas dos presentaciones rudimentarias y antiguas de las máquinas de coser, que solo se consideraron como prototipos, vieron una evolución unos años después.

Casi cuarenta años más adelante, consiguieron optimizar el modelo de Thomas Saint y crean una máquina funcional, pero de menor tamaño.

La misma, incluía un pedal que permitía que la aguja bajara, mientras que el movimiento de subida era generado por un muelle. Luego de esto, regresaba a su posición inicial y se podía repetir el proceso.

En este sentido, el siguiente piloto se estableció cinco años después, y su particularidad era que usaba una punta cerrada. Esta, fue diseñada por Walter Hunt, pero el mismo no la patentó a tiempo.

Quien sí patentó una máquina similar fue Elías Howe. Y, de hecho, se considera que su modelo marcaría la diferencia entre las máquinas de coser antiguas y las más modernas.

Ya que, la aguja que presentó tenía un orificio en la parte baja de la misma. Condición que no presentaban las maquinarias anteriores.

Por último, llega Isaac Singer. Si, el fundador de la conocida compañía Singer que fabrica máquinas de calidad hoy en día.

Pues, Singer introduce en un modelo similar al de Howe una pieza prénsatelas, que hacía que la labor de costura fuera mucho más sencilla. Además, posterior a esto, comienzan a agregar otros elementos, como un motor eléctrico, agilizando la función de las máquinas.

Nacen las grandes compañías que hoy conocemos

Como hemos visto, los dispositivos Singer parecen estar presente casi desde los inicios de las máquinas de coser antiguas, pero, ¿y las otras marcas?

Las demás compañías que conocemos, también tienen sus modelos más viejos, y tuvieron que experimentar cierta evolución y mejoras para convertirse en lo que vemos actualmente.

Máquinas de coser antiguas Alfa

Esta es una empresa que inició fabricando armamento, pero rápidamente tuvo un revés en sus objetivos, y pasaron a elaborar máquinas para costureros.

La misma es originaria del País Vasco, y el año de fabricación de la máquina de coser Alfa precursora se remonta a los años 20. Siendo la pionera para este sector en toda España.

Juki y sus máquinas de costura

El inicio de esta conocida compañía se establece en el año 1938, en Tokio, con la fabricación de aproximadamente 900 ejemplares.

En cuanto al modelo considerado como una de las máquinas de coser antiguas de esta empresa, está la Juki HA-1, elaborada a partir de 1947.

Luego de esto, Juki crea una sucesión bastante considerable de nuevos dispositivos y series, entre los que destacan aquellos que incluían el primer brazo largo para acolchar, así como la primera overlock con enhebrado por aire.

Compañía Janome

Las máquinas de coser antiguas de la empresa Janome vieron sus primeros hilos en 1979, con su modelo Memory 7.

Una de las particularidades más llamativas, es que esta marca fue la pionera en muchos aspectos. Por ejemplo, fue el primero en brindar dispositivos profesionales de bordados para ambientes domésticos.

Además, desarrollaron las primeras máquinas de costura electrónicas cuyo uso estaba destinado a los hogares. De hecho, este siempre ha sido su público objetivo.

Conclusión y opinión final

Es un poco difícil englobar la historia de todas las máquinas de coser antiguas, así como la evolución de cada compañía y sus modelos propios.

Aun así, es posible considerar que la mayoría de las empresas referencia de máquinas de costura tuvieron un comienzo similar. Lo que sí es bueno resaltar, es que el funcionamiento básico de estos dispositivos siempre ha mantenido el mismo principio. Sobre todo, después de los primeros aportes hechos por Singer.

En este sentido, las máquinas de coser antiguas fueron ideadas para facilitar y automatizar las tareas de costura y creación de prendas, así como otros elementos similares.

Función que sigue vigente hoy en día, con la diferencia que, el acceso a estas herramientas es ahora más sencillo. Igual que las necesidades de confección han cambiado un poco. Pudiendo ser utilizada una máquina de este tipo para tareas como el bricolaje o como pasatiempo, y no quedándose solo en las industrias textiles.

Por último, hay tantos modelos que, las máquinas de coser antiguas se quedan cortas. Existiendo tipos para diversidad de tareas específicas y aptas para que cualquier publico las utilice.

Otros artículos de interés:

Deja un comentario